Cuánto cuesta un interiorista. Gran pregunta a responder.

proyecto definitivo

Interioriorista : Sus servicios profesionales, qué incluyen.

Interiorista, cuánto me costaría. Una gran pregunta que puede generar mucha controversia, opiniones dispares, estoy segura de ello.

La idea de este artículo surgió a través de clientes, empresas y gremios con los que he trabajado, conversaciones con profesiones tales como abogados, arquitectos, psicólogos, fisioterapeutas, gerentes de empresas, médicos, empleados por cuenta ajena, amas de casa, artistas, ebanistas, pintores, fontaneros, informáticos, mecánicos, etc.

A pesar de estar en distintos ramos, estas conversaciones privadas, tenían muchísimo en común. La experiencia de muchos años los llevaba a reflexionar, los empujaba a decidir, como seguir y actuar y sobre todo a valorar a sus clientes, servicios y a ellos mismos.

Cuando queremos contratar los servicios de un interiorista ( aplicable a otros profesionales), debemos plantearnos una serie de conceptos.

Intentaré responder analizando varios puntos.

  • ¿ Que tipo de servicio queremos?

Por supuesto el mejor.

Indiscutible que las necesidades a cubrir, cuándo y cómo son una importante premisa.

Cuando compramos cualquier artículo o contratamos los servicios de un profesional, todos deseamos estar satisfechos.

Extrañamente cuando compramos algo  tangible “barato” parece que asumimos cierta insatisfacción, posible mala calidad, poca durabilidad, incluso el malestar que nos puede generar lo justificamos con …..”bueno, no me costó mucho”.

Cierto es que al decidir la compra, normalmente, pudimos verlo, tocarlo.

¿ Pero qué ocurre cuándo lo que compramos en un servicio intangible al principio,  a realizar en un tiempo determinado, asumiendo el presupuesto más bajo?

Aplicamos lo relatado anteriormente….. pues por experiencia, NO.

Y ésto lleva a insatisfacciones, sentirnos engañados, enfadados con nosotros mismos, con los otros, que esta decisión al final nos salga mucho más cara, reproches a nosotros mismos o hacia otras personas que tomaron la decisión inicial.

Una buena pregunta sería por qué, generalmente, ocurre esto…. Lo dejo como pregunta abierta.

  • ¿Asumimos que ( salvo pésimos profesionales) el precio va unido a la calidad, experiencia, entrega y servicios?

Pues por experiencia y cada vez más,  parece que SI.

Pasaron los años donde todo se vendía, todo valía. Donde encontrar un profesional que nos realizara un trabajo era aceptar sus tiempos y precios ante tanta demanda. Efectivamente el exceso de demanda lleva al excesos de todo tipo.

  • ¿ Podemos hacer daño a un cliente con precios bajos ?

Mi experiencia me hace deciros que SI.

No sólo daña al cliente, sino que comienza a generar una lucha de precios entre profesionales que termina repercutiendo en el cliente, en la empresa que lo realiza, en sus trabajadores y que además afectará a nivel personal, tanto a uno como a otros.

Intento explicarme de otra forma.

Si un profesional cobra los honorarios que cree son justos ( por supuesto este punto es subjetivo pero debe estar muy acorde en cuanto a su unión de dedicación, profesionalidad, calidad y resultados) tendrá un número de clientes por los que realizará su trabajo con la mayor dedicación y calidad, a nivel profesional y personal. Necesitará clientes, por supuesto, pero a los que podrá ofrecer lo mejor de si mismo y ofrecer grandes resultados.

Si un profesional cobra honorarios más bajos intentando competir por precios, cosa que creo que es una decisión muy respetable, a corto y medio plazo le afectará de una forma personal, económica y se trasladará a sus clientes, tarde o temprano.  Necesitará más clientes, más horas, terminará por no llegar a todos y sus resultados, a nivel personal y profesional, pueden llegar a ser muy destructivos.

  • Los servicios de un profesional serán mejores ¿ teniendo muchos clientes o los clientes a los que que puede dedicar tiempo de calidad?

Creo que con lo redactado existe una base para valorar.

  • ¿ Entendemos y sabemos valorar la dedicación personal y profesional ?

Para contestar hago otra reflexión:

Para aquellos que trabajan por cuenta ajena, tenéis una nómina a final de mes.

¿Trabajáis igual, aportáis igual aquellos que sentís que vuestro sueldo es justo, que tenéis un buen ambiente de trabajo, que os valoran y agradecen vuestro esfuerzo, que aquellos que trabajan con miedo a perder su puesto de trabajo, con sueldos bajos, que sentís que no valoran vuestro esfuerzo?

Por supuesto que no.

¿ Todo esto repercute en vosotros, en vuestras familias y en vuestro trabajo, a unos y a otros?

Por supuesto que si. 

Entonces, ¿ qué diferencia hay entre aquellos servicios profesionales, donde no existe una nómina a final de mes, sino esfuerzo personal y profesional?

La vida nos empuja a tomar una decisión de futuro que nos afectará a nivel personal y profesional….

Cómo siempre mantengo que mi blog es personal, franco, abierto.

Estas reflexiones no pretenden tener la verdad absoluta, tan sólo experiencias personales y laborales que me guían en este camino.

CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cuanto es 11 más 10 ?
Please leave these two fields as-is:
¡IMPORTANTE! Para continuar debe resolver este sencillo calculo matemático (así sabremos que eres humano) :-)