Invertir en nuestra vivienda.

Invertir en una reforma.

Invertir cuando deseamos realizar una reforma, integral o parcial, cuando queremos realizar una renovación de nuestro hogar, un local comercial, cuándo queremos comprar mobiliario…, nos surgen muchas preguntas, de muchos tipos, ¿ verdad?

Llegamos a este momento por diversos motivos en los que no vamos a entrar ahora.

Cuántas veces me han dicho:

  • No sé cómo hacerlo, he cambiado y cambiado los muebles de sitio y no consigo lo que quiero.
  • He pintado una pared y cambiado las telas de la estancia pero no es lo que yo quería.
  • He hecho distribuciones de mi casa para una reforma y no me cuadran los metros  que tengo.
  • Hice una reforma y no he conseguido lo que buscaba.
  • Hice una reforma y no quiero volver a pasar por ese “infierno”.
  • Sé lo que quiero pero no sé cómo conseguirlo.
  • Tengo tanta información que ya no sé cuál es la verdadera y la que no.
  • Mi tiempo es valioso, por trabajo y circunstancia no puedo estar pendiente de todo y para todos.

Podría seguir…….

En tantos años de trabajo son muchas las llamadas y entrevistas con clientes y de todo ello he aprendido mucho, pero invertir es una de las palabras correctas.

He realizado muchos trabajos, he rechazado algunos porque no sería justo aceptarlo siendo imposible conseguir con el presupuesto lo que el cliente necesitaba, pero de todos aprendí:

  • A valorar el trabajo de los demás y contar con ellos por sus resultados.
  • A rechazar gremios y empresas por no estar a la altura.
  • Comprendí y valoré a clientes.
  • Sé cómo realizar mi trabajo, con quién contar.
  • Apreciar, muy  y mucho, a mis contactos.
  • Aprendí a valorar mi trabajo. 

En estos años he comprendido que soy ideas y realización, que mi trabajo son sobre todo mis ideas y hacerlas realidad. Y para quien pueda pensar que ésto es fácil, tan sólo decir, en mi humilde opinión, que no lo es.

Junto a mi querida socia, Ana Bernal, con quien todo ésto ha tomado un valor definitivamente maravilloso.

Muchas personas pueden pensar y sentir que el trabajo  que se contrata, por intangible al principio, no es digno de ser valorado hasta hacerse realidad.

Pregunto, ¿cuántos de vosotros ofrecéis vuestro trabajo gratis, ideas, formas de trabajar,experiencia, beneficios de contactos ?

Aportar referencia de nuestros clientes nos ayudan. Por supuesto que si.

¿Sabemos lo que nos gustaría? ¿ Y si nos ofrecieran más opciones en base a lo que queremos y necesitamos?

¿Podrían mejorarse nuestras expectativas?

Al fin y al cabo de trata de, invertir en algo duradero y que reúna vuestros requisitos, algunas veces definitivos, sin equivocaciones, ni caer en errores pasados.

  • ¿ Podemos tener más o menos ideas de cómo obtenerlo? ¿ Y si nos sintiéramos solos en este camino, sobre todo a la mitad y el final?
  • ¿ Qué repercusiones emocionales y económicas,  pueden tener las equivocaciones?
  • ¿ Hemos valorado unos costos objetivos?
  • ¿ La información en la parte técnica y legal ?
  • ¿ Información de materiales reales o supeditas a la venta, seguimos con mobiliario, iluminación….?

Son muchos puntos a tener en cuenta ¿verdad? Se podría seguir y seguir.

El trabajo de un interiorista y/o un arquitecto  llega hasta donde el cliente necesita y quiera llegar, por supuesto con información.

Medición real de la vivienda y/o local a reformar (importante para la realización del proyecto), por no hablar de licencias…..

Acompañamiento en la elección de materiales… ¿ y si además conseguimos descuentos de profesionales, que nos faciliten el material realmente comprado y no copias, un servicio post-venta ?

Realización de diversas propuestas y opciones, acompañamiento en elecciones de materiales tales como pavimentos, revestimientos, iluminación, mobiliario,

  • El proyecto final.
  • Solicitud de presupuestos.
  • Dirección de obra.
  • Propuestas y propuestas hasta llegar al proyecto definitivo.
  • Presupuestos de empresas serias, responsables, con calidad .
  • Supervisión por parte de un arquitecto e interiorista para la aprobación de los trabajos realizados y proyecto.

Podríamos seguir, seguir, seguir.

Al fin y al cabo, cada proyecto es nuestro escaparate, cada cliente es nuestra voz.

Es imposible, pero para nosotras muy deseable, que una vez terminada la obra, todos pudiéramos apreciar no sólo el resultado final, sino los problemas, tiempos y sin sabores, que nosotras, como profesionales evitamos a nuestros clientes.

Invertir en vuestros deseos, esa es la palabra.

Tanto Ana Bernal como yo estamos orgullosas de nuestro trabajo, nuestra implicación, y resultados.

  • Invertir para conseguir.
  • Invertir para ahorrar costes.
  • Invertir para ahorrar calidad de vida.
  • Invertir para vivir un sueño.

Podéis encontrar más información en :

Mi blog

Facebook

Youtube

Ana Bernal

 

 

 

CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cuanto es 14 más 5 ?
Please leave these two fields as-is:
¡IMPORTANTE! Para continuar debe resolver este sencillo calculo matemático (así sabremos que eres humano) :-)