Reforma y mi sabotaje.

sabotaje en reforma

Un gran colaborador me dijo hace muy pocos días:

” No entiendo cómo los clientes sabotean su propio proyecto y no sé cómo hacérselo entender”

¿ Es extensible a todos los clientes….? Por supuesto que no. Y no por ello se es mejor, ni peor cliente, no hay mayor o menor inteligencia.

Cierto que “la zona cómoda” hace que muchos clientes saboteen los resultados  que quieren obtener sin percibirlo. Una importante parte de mi trabajo, “empujarlos” hacia zonas diferentes, darles a conocer todo lo que yo sé, acompañarlos en el camino y que tomen decisiones con información.

La mayor inteligencia está en decidir lo que es mejor para nosotros mismos, discernir entre lo que conocemos y lo “nuevo” que nos muestran para la mejor elección,  tomar nuestro tiempo para decidir….. y disfrutar de todo el proceso.

Me pareció fantástico como, en una frase, pudo condensar tanto. Una forma genial y corta de expresarlo.

Me explico con un ejemplo muy reciente:

Un cliente, con una enfermedad X que le limita parte de su movilidad,  en su día a día, quizá no todos los días, quizá en el futuro, de una forma imprevista.

Nos lo hace saber, ya conocíamos la enfermedad por ser padecida por un familiar, aún así buscamos información por clientes que trabajan en ese ramo.

Nos encarga un proyecto para toda la vivienda que no requiere mucha reforma.

Empezamos por la cocina, muy importante para el cliente.

Lo primero que nos comenta es que ha “pensado y le encanta” una península en una cocina de apenas 12 metros cuadrados cuya distancia de pared a pared es de 260 cm.

Nuestro trabajo ha sido presentarle varias propuestas, 3 de ellas con la “península”, tal y como requería,  y 4 con espacios abiertos……..

Con gran delicadeza hemos de explicar por qué no consideramos la mejor solución una cocina con península que de ancho tiene unos 260 cm.

¿ Cómo puede moverse en una cocina así una persona con muletas, silla de ruedas?

Y aunque no existiera enfermedad……..nos parece una locura. Todos podemos tener un accidente y estar por un tiempo limitados en cuanto movilidad. ¿ Lo vamos a hacer más difícil?

Por las mismas circunstancias proponemos muebles bajos de cocina con un fondo especial, en vez de 60, 65 cm. De esta forma ganamos almacenaje cómodo para el cliente, sin que “dependa tanto de las zonas más altas de armariado”.

Los pocos muebles altos, en vez de puertas elevables, cómodas para elevar pero problemáticas para bajar, proponemos puertas abatibles. Por supuesto que hay mecanismos electrónicos que pueden realizar ese trabajo….  ( ¿ presupuesto?)

El cliente piensa que un lineal alto pero que no llegue hasta arriba por la comodidad física…., bien…. ¿ pregunta….. y la limpieza de la parte superior con sus condicionantes ?

Es sólo un ejemplo de muchísimos que podríamos ofrecer.

Lo conocido nos aporta seguridad, no nos movemos de “la zona cómoda”.

Mi trabajo consiste en contar con muchos condicionantes, en realidad con todos los que pueda saber, ver, intuir y que los nuevos retos me hacen ver.

 

CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cuanto es 5 más 14 ?
Please leave these two fields as-is:
¡IMPORTANTE! Para continuar debe resolver este sencillo calculo matemático (así sabremos que eres humano) :-)